1. ¿Quién es un Caballero del Rosario?
    Un Caballero del Rosario, es un varón católico que quiere asumir su llamamiento cristiano, atendiendo a las peticiones de la Reina del Cielo, particularmente por medio de la devoción del santo rosario. Así mismo se dispone a la abnegación y sacrificio propios de la auténtica masculinidad en el servicio a Dios, la Patria, su familia y el prójimo. Luchando por el bien común y el derecho católico en el ámbito público.
  2. ¿Cuáles son los compromisos del Coordinador?
    1. Procurar que el apostolado nunca se desvíe de su misión, de su visión y de su sentido auténtico y mantenga jerarquía de valores:
      1. En primer lugar la oración devota del Santo Rosario pidiendo la conversión de los pecadores, así como por el reinado de la Paz de Cristo en el mundo entero. (Por eso tenemos el compromiso del rezo público del santo rosario liderado por varones, cada 1er sábado de mes, en respuesta a las indicaciones de Nuestra Señora de Fátima en la devoción de los sábados 1eros, así como en fechas especiales Marianas).
      2. Promover el rescate de la auténtica masculinidad católica. (Por eso los rosarios los lideran los varones y lo hacen unidos, al frente y/o desde un espacio destacable y notable, de preferencia alineados y de rodillas, como un ejercito mariano)
      3. Reclamo del espacio público para la dimensión pública de nuestra Fe. La Fe católica no concierne únicamente al ámbito privado y particular, sino que es fundamentalmente social y cultural, pues la ley suprema es la búsqueda de la salvación de las almas. (Por eso, el rezo del santo rosario, liderado por varones, se hace en algún espacio público preferentemente de significativa concurrencia).
    2. Mantenerse en espíritu de unidad con las Coordinaciones Oficiales de Caballeros del Rosario y fomentar dicha unidad en el apostolado en torno a la devoción Mariana y el rezo del santo rosario. (Acatar las decisiones generales oficiales).
    3. Invitar a otros para conformar y acrecentar el batallón de tu localidad. (Buscar siempre hacer crecer el  apostolado por el bien de las almas.)
      1. Lo ideal, SIN SER UN REQUISITO, es procurar que cada batallón, además de los asistentes generales, cuente con un:
        1. Sub-Coordinador
        2. Responsable de Comunicación y Promoción.
        3. Responsable de Formación y Mística.
        4. Responsable de Expansión y Crecimiento.
        5. Responsable de Economía y Sustentabilidad.
        6. Responsable de Escuderas de Caballeros del Rosario.
    4. Organizar los Rosarios Liderados por Varones en espacio público cada 1er sábado de mes (con al menos dos varones participantes, hasta los más posibles).
       
    5. Conocer, promover e implementar los lineamientos generales del rezo público del santo rosario liderado por varones.
      1. El rezo del Santo Rosario deberá ser liderado por varones (mínimo 2), situándose en un lugar prominente (al frente) y las mujeres (Escuderas de CR) “arropándoles” desde atrás o un lugar secundario. (Alguna escuderas conviene que estén invitando a otros varones que pasan por el lugar a que se unan.)
      2. Salvo justificadas excepciones, estos rosarios deberán llevarse a cabo en espacios públicos, procurando que cuenten con visibilidad y afluencia.
  1. En la medida de lo posible y para testimoniar nuestro espíritu, procurar rezar de rodillas y alineados como un ejército Mariano.
  2. De cara a la unidad, se deberá rezar el Santo Rosario exclusivamente en su forma ordinaria y universal según lo oficialmente establecido por la Iglesia para dicha devoción.
  1. Para el acto público es muy recomendable llevar: Un Crucifijo, una imagen de la Virgen (Guadalupe, Fátima y/o Ntra. Sra del Rosario), un estandarte o manta con el Emblema de Caballeros del Rosario y los participantes con playeras de Caballeros del Rosario.
  1. SE PROHIBEN.
    1.  Acciones y/o provocaciones violentas (físicas y verbales).
    2. Cualquier Instrumentalización político-partidista, lucrativa y/o de intereses particulares ajenos a la misión del apostolado.
    3. Causar afectaciones a la propiedad pública / privada.
    4. Obstruir completamente y sin previo permiso el libre tránsito de terceros.
    5. Cualquier elemento que fomente polémicas que no conciernen a la misión de Caballeros del Rosario y que provoquen la división en el apostolado.
    6. Cualquier praxis condenada por la Ley Moral de la Iglesia Católica.

      ❑ Acepto

Oraciones de Incorporación RECOMENDACIÓN:
Oración a Jesucristo.

Jesucristo, Señor y Dios mío, Te doy gracias por los innumerables beneficios que me has concedido, por haberme Creado, Redimido y por haberme dado el don de la Fe Católica. Deseo fervientemente corresponder a tu amor y asumir la vocación que me has dado, para trabajar por la salvación de las almas y luchar para que reine tu Justicia y tu Paz en el Mundo, en mi Patria y en mi Familia.

Pero consciente de que sin Ti nada puedo, te suplico que me fortalezcas en tu seguimiento y bendigas mi deseo de convertirme en un Caballero del Rosario al servicio de tu Santísima Madre, la Inmaculada Siempre Virgen María.

Por medio de ella, Tú has querido venir a nosotros, y así también nos has mostrado el mejor camino para ir a Ti. Concédeme conocer más y amar más, a la Santísima Virgen María, a quien en la cruz, Tú me la diste como Madre, concédeme ser un mejor hijo suyo, para que respondiendo a lo que ella nos ha pedido pueda vivir en su servicio para Gloria tuya y la salvación de las almas. Amén.

Oración a la Santísima Virgen María.

Santísima Virgen María, Madre de Dios y Madre mía,

Me consagro en este día en tu servicio, para responder a tus llamamientos e indicaciones, para Gloria de Dios y la salvación de las almas. Intercede por mí ante Dios, para que siendo un buen hijo tuyo, Dios me conceda el discernimiento y la generosidad para responder con fidelidad a mi vocación cristiana.

Concédeme ser un Caballero a tu servicio, particularmente por medio del rezo del santo rosario, según lo tú misma nos has pedido. Dispónme a la abnegación y el sacrificio en el servicio de mi Patria, mi Familia y mi prójimo, para que así sea capaz de entregarme como hombre de Dios y caballero a tu servicio por la extensión del Reino de tu Hijo Jesucristo, entre los hombres. Amén.

4) FELICIDADES YA ERES UN CABALLERO DEL ROSARIO.